Luarca

Con su particular orografía, como si hubiera sido cavada en la roca y dividida por las cristalinas aguas del río Negro, está considerada una de las más hermosas villas marineras de la cornisa cantábrica. Se encuentra en la ruta del Camino de Santiago del norte.

Pasear por el puerto pesquero y deportivo, por sus barrios marineros del Cambaral y la Pescadería o descubrir sus playas con las típicas casetas de baño y las vistas de los acantilados desde la capilla de la Atalaya son algunas de las cosas que no debería dejar de hacer ningún visitante.